Contactanos whatsapp
2 de abril: Día Mundial de Concientización sobre el Autismo

2 de abril: Día Mundial de Concientización sobre el Autismo

El 2 de abril ha sido declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas como el Día Mundial de Concientización sobre Autismo. El objetivo es poner de relieve la necesidad de mejorar la calidad de vida de niños y adultos con esta condición, concientizando a la sociedad y responsables políticos, promoviendo la inclusión social, favoreciendo que las barreras que se interponen para disfrutar sus derechos y alcanzar una vida plena sean derribadas. Este año, se hace especial hincapié en acompañar y ofrecer oportunidades en la transición a la edad adulta, en el acceso a la educación en todas sus formas, al empleo y a una vida lo más independiente posible.

¿Qué es el autismo?

El autismo, denominado Trastorno del Espectro Autista (TEA) o Condición del Espectro Autista (CEA) es un trastorno del neurodesarrollo de origen neurobiológico en el que, en algún momento del desarrollo, se producen alteraciones que afectan a la configuración del sistema nervioso y al funcionamiento cerebral, dando lugar a dificultades en tres áreas principalmente: la comunicación, la interacción social y la flexibilidad del pensamiento y de la conducta.

¿Qué causa estas alteraciones?

En la actualidad no hay consenso científico acerca de cuáles son las causas exactas del trastorno del espectro autista. De hecho es un cuadro complejo y sabemos que no hay dos personas con autismo exactamente iguales. Es probable que no haya una única causa sino que más bien se deba a una combinación de ellas: genéticas, epigenéticas (interacciones ambientales), metabólicas, etc.

¿Por qué es importante su detección temprana?

Mientras más temprano se reconozcan y se detecten estas alteraciones en el desarrollo de la comunicación, de la interacción social y de la conducta, mayores serán las posibilidades de actuar oportunamente, optmizar las capacidades del niño, mejorar el pronóstico y la calidad de vida de la familia y el niño.

¿Cuáles son los signos de alarma en el desarrollo temprano?

Hay consenso en considerar las señales de alarma que permiten sospechar que un niño pequeño, entre los 12 y 36 meses, y aun antes del año de vida, podría presentar desviaciones en el desarrollo considerados dentro de la condición del espectro autista.

La ausencia de conductas de juego y de comunicación social en etapas del desarrollo en que deberían estar presentes o la pérdida de habilidades previamente adquiridas a cualquier edad, son signos de alarma a los que debemos prestar atención.

Señales de alarma en el niño de 12 a 36 meses

Responder a estas simples preguntas ayuda a conocer si el desarrollo del niño o niña se encuentra en alguna zona de riesgo.

  • ¿Puede tu niño sostener la mirada cuando le hablas?
  • ¿Responde tu hijo con una sonrisa cuando le sonríes?
  • ¿Responde a su nombre cuando lo llamas?
  • ¿Intenta comunicarse con gestos señalando lo que desea o mostrándote lo que le interesa?
  • ¿Muestra interés por otros niños?
  • ¿Es su juego repetitivo o monótono?
  • ¿Has observado pérdida de palabras y habilidades previamente adquiridas?

La respuesta afirmativa a algunas de estas preguntas NO determina un diagnóstico, significa que algo en el desarrollo del niño puede no estar bien y requiere una consulta profesional oportuna y especializada.

¿Quiénes suelen ser los primeros en detectar estas señales de alarma?

Los mejores observadores son los padres, por ser quienes comparten el mayor tiempo con sus niños, también los maestros de jardines maternales pueden colaborar en detectar comportamientos atípicos en la comunicación y la conducta y por supuesto, los pediatras, como médicos de cabecera, que realizan el seguimiento y control de niño sano.

¿A quién o quiénes acudir para un diagnóstico?

Consultar a un pediatra del desarrollo o a un neurólogo infantil es el primer paso. Realizar una evaluación diagnóstica interdisciplinaria, con especialistas del desarrollo en las áreas del lenguaje y de la comunicación (fonoaudiólogos), en el desarrollo cognitivo (psicopedagogos), en el desarrollo sensorial (terapistas ocupacionales), en su contexto familiar y social (psicólogos) es importante, para conocer el perfil de funcionamiento único de ese niño, colaborar en la definición de un diagnóstico y visualizar las necesidades terapéuticas del niño y su familia.

¿En qué consiste la evaluación interdisciplinaria para personas con TEA?

El diagnóstico de TEA se basa en una evaluación clínica realizada por especialistas debidamente formados en la identificación de las desviaciones y alteraciones del desarrollo, particularmente en los trastornos de la comunicación y del lenguaje, del juego, de la cognición, de la integración sensorial y del comportamiento.

Los instrumentos de evaluación se utilizan como herramientas que aportan información al diagnóstico clínico realizado por el/los especialistas. Por sí mismos no permiten arribar a una categorización diagnóstica sino que deben ser utilizados en el marco de una evaluación clínica completa.

Una vez realizado el diagnóstico, ¿qué hacemos?

El diagnóstico no tiene por finalidad poner un sello de patología como algo rígido y estable, nada más lejos en el desarrollo. En realidad permite poder conocer el perfil de funcionamiento de ese niño y de su familia para generar una serie de acciones tendientes a optimizar el desarrollo, a generar mejoras en la comunicación, en el aprendizaje, en el juego y conducta social, a brindar a los papás herramientas útiles en la crianza y ofrecer orientación acerca de las mejores oportunidades de educación. Es un trabajo en equipo entre profesionales, educadores y padres, todos con un objetivo común, lograr que ese pequeño se desarrolle con la mayor armonía, autonomía y calidad de vida que sea posible.

Para más información y consultas, estas son las vías de contacto: 261 – 4224888 / 4227276 | WhatsApp: +54 9 261 5880796 | turnos@neuromed.com.ar

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.